miércoles, 29 de octubre de 2008

Mi padre suele subir a la terraza por las noches, sobre todo en verano, él dice que es para mirar las estrellas, yo se que es para echarse algún que otro cigarro, y tirarlo cuando está a medias.
Un día me señaló una estrella (la que más brillaba) y me dijo que podía verse desde cualquier lugar.
Son las 00.23, siguiendo el ritual nocturno cuando me quedo en casa, miro por la ventana de la cocina, me enciendo un cigarro, y me hipnotiza el silencio que hay fuera.
Es verdad papá, la estrella que más brilla puede verse desde cualquier lugar, no me había dado cuenta hasta hoy.
Quizá porque hoy necesitaba verla... y apareció.

2 comentarios:

sara dijo...

a veces, solo a veces, me acuerdo de ti, pero por algun extraño motivo, siempre, solo siempre... te echo de menos.

te doy el visto bueno para que uses mi precipitacion asincronica, pero solo por lo morada que eres, que no se te suba ni el rojo ni el azul a la cabeza.
deseando ver a los chillfloricos con los q te juntas.. (esperando cotilleos)

me hice un blog, por envidia, lo reconozco.

tesiturasanaranjadas.blogspot.com

y alex tiene otro! aymarequemeheperdio

disfrutalo, quemalo, revuelcate en el, vocifera, amalo, ponle los cuernos, y reconciliate despues, bebete cada suspiro... es tu año erasmus!

ti voglio bene

sara dijo...

tal vez no deberia haber comentado en esta entrada... ya sabes que padezco de estupidez cronica.